Los últimos acontecimientos que pretendieron socavar la paz de Venezuela, han aumentado las tensiones entre el país Bolivariano y los EE.UU. quienes figuran como autores intelectuales de la fallida “operación Gedeón”.

Por esta razón, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprovechó su alocución del pasado 13 de Mayo, para enviar un contundente mensaje al mandatario estadounidense, Donald Trump:

No es Maduro, es un pueblo que Chávez educó en unión cívico-militar. Ni tú, ni mil como tú van a poder con este país. Este país puede más que mil Donald Trump y mil conspiraciones. Ya lo hemos demostrado(…)Es un pueblo es un liderazgo colectivo, es la unión poderosa y profunda cívico-militar policial y no van a poder con eso hagan lo que hagan, no van a poder con eso. Nosotros creemos en la paz republicana, con igualdad, con independencia, con armonía, con convivencia con democracia, con igualdad». 

El jefe de Estado venezolano, afirmó que el autoproclamado Juan Guaidó se reunió varias veces con el ex boina verde Jordan Goudreau, presidente de Silvercorp, en la Casa Blanca «para articular un plan de ataque e incursión marítima contra Venezuela», según han revelado los propios mercenarios. «Sería muy fácil saber cuántas veces entró Goudreau, en qué salón se reunieron, qué conversaron, cuáles fueron las órdenes (…) Planificando ataques contra nuestra Patria, contra la paz de los venezolanos».

En este sentido, el presidente insistió en la búsqueda de salidas democráticas de los actuales conflictos políticos, aseverando que «Los asuntos entre los venezolanos los resolvemos con el voto de los venezolanos en urnas el día de las elecciones». Hizo un llamado a los distintos actores que hacen vida en el país prepararse para la renovación de la Asamblea Nacional este mismo año, si así lo permite la pandemia.

Asimismo pidió rechazar «todo acto de terrorismo, de intervencionismo, todo acto mercenario que vaya contra la paz y convivencia de los venezolanos y venezolanas».